Una cosa lleva a la otra

pimiento
Hace algunos años salió al aire una campaña publicitaria cuyo mensaje central era “una cosa lleva a la otra”, y esa es parte de la esencia de este blog.
Pasé por la puerta de un restaurant arequipeño, me provocó un rocoto relleno, pero luego pensé, ¿A dónde me podría llevar eso?

Recordé lo rico que quedaba el pimiento relleno que hacían en mi casa, era casi la misma receta del rocoto arequipeño, pero con pimiento y luego pensé lo rico que podría ser un relleno de langostinos en una especie de salsa blanca muy cremosa, muy aromática.

Luego recordé, frente al pelotón de fusilamiento, aquella tarde de verano universitario en que me llevaron a conocer el eneldo, una hierba aromática, única y muy peculiar, que no se parece a nada, como el curry.

Entonces, solo con recuerdos, imaginación y ganas de crear llegué al pimiento relleno de langostinos al eneldo.

Ingredientes para 2 personas:
– 2 pimientos grandes.
– 450 gr. de langostinos jumbo.
– 100 gr. de queso andino.
– 200 ml de crema de leche.
– 25 gr. de mantequilla.
– 2 cucharadas de harina.
– Sal, pimienta, ajo molido y eneldo.

Preparación:
En una olla pequeña derretir a fuego lento la mantequilla y agregar una cucharadita de ajo molido y dorar. Es importante que se mueva para evitar que el ajo se queme. Agregar la harina y mezclar hasta que se forme una masa uniforme. Retirar del fuego y agregar un chorro muy pequeño de crema de leche, mezclar con una cuchara de palo hasta que la masa absorba todo el líquido. Repetir este proceso hasta que se acabe toda la crema de leche. Notarán como poco a poco esa masa se va suavizando hasta convertirse en una crema. Es muy importante que se haga de esta manera y fuera de fuego porque así se pueden evitar los grumos. Una vez obtenida la salsa se regresa al fuego lento y se cocina por no menos de 5 minutos removiendo constantemente para evitar que la base se queme y altere el sabor de la salsa. Durante ese proceso agregar el queso rallado, la sal, la pimienta recién molida y el eneldo.

En una sartén caliente agregar aceite de oliva y cuando este esté caliente agregar los langostinos pelados (no más de un puñado), la sal, la pimienta y una pizca de ajo molido. Saltear por 2 minutos y retirar del fuego.

Agregar a la salsa los langostinos y rellenar los 2 pimientos. Ponerlos al horno de pan por 10 minutos a 230 grados centígrados (si son más pimientos hacerlo en el horno convencional).
Es muy sencillo, pero a la vez sorprendente. Anímense a hacerlo en casa con el relleno que más les provoque y cuéntenme como les fue.

Anuncios

Acerca de Fernando Cavero

Gourmand por definición
Esta entrada fue publicada en Recetas reinventadas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una cosa lleva a la otra

  1. Susy dijo:

    estuvo buenísimo!!! pero no entendí una parte: cuál es ese pabellón de fusilamiento???

  2. el eneldo recién lo conociste en la universidad? y concuerdo con Susy, tampoco entendí!

    • fcavero dijo:

      “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.”.

      ¿Ahora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s